La desungulación es mutilación

Hace algunos meses hicimos una campaña en nuestras redes acerca de la desungulación. Esta semana, a raíz de un pequeño rasguño que nos hizo un gato, otra vez volvimos a darnos cuenta que aún existen algunos propietarios que contemplan la posibilidad de amputarle los dedos a sus gatos con el fin de evitar que estos usen instintivamente, sus garras.

Por este motivo nos vimos en la obligación de escribir este artículo, recomendándoles que por favor, no lo hagan. Hacerlo es condenable e inhumano ya que por naturaleza, los gatos necesitan de sus garras para desenvolverse como lo que son: gatos.

desungulacion blog

Le preguntamos a Sandra Botero Rodríguez, Etóloga Clínica Aplicada de la Univ. CES, Medellín (Colombia) y Directora de Sweet Sophie Soul y esto fue lo que nos respondió:

«Correr, saltar, trepar y cazar son habilidades y cualidades que hacen felices a los gatos y es parte de una conducta natural. Estirarse y frotar sus uñas en modo de rascado, es muy importante para ellos pues esto los ayuda a minimizar el estrés, a fortalecer sus músculos y a generarles un estado de tranquilidad y confort, además de mantener sus uñas en buena condición física para la caza y defensa propia, inclusive, para marcar el territorio. Por ende, es muy fundamental que tengan los elementos necesarios para hacerlo, ya que si no los tienen, buscaran elementos para suplir esta necesidad, tales como muebles, sillas, colchones, zapatos, entre otros.

La desungulación es un procedimiento quirúrgico, en donde no solo se le amputan las uñas, sino que la mutilación llega hasta el tercer falange del hueso desencadenando una infinidad de impactos negativos en el bienestar físico (nutrición, salud, comportamiento) y mental (emocional) del gato. Esta es una opción totalmente inconcebible, pues hay muchas maneras en las que podemos proteger la estética de nuestro hogar y al mismo tiempo proporcionarles a nuestros animales de compañía, el respeto y bienestar que por derecho merecen, permitiéndoles y disfrutando de ellos tal y como son»

Entonces, ¿qué hacer para evitar que tu gato dañe tus muebles?

Lo primero que hay que advertirte es que tal y como lo explicó Sandra, rascar es una conducta propia de ellos por lo tanto no hay que evitar que lo hagan si no proporcionarles lo necesario para que no lo hagan en los lugares inadecuados. Estas serían nuestras recomendaciones:

1. Córtale las uñas semanalmente o lo que te indique el veterinario.

2. Enriquece su espacio con rascadores verticales de cabuya, o muebles de cartón. Hay muchos diseños lindos e innovadores en el mercado.

3. Corrígelo con un soplador de aire especial (los venden en las tiendas de mascotas) justo en el momento que lo veas intentando rascar tus muebles. Envolverlo con plástico anti adherente también es una buena opción ya que por lo general, no les gusta.

4. Aunque no es lo ideal, también puedes ponerle unos protectores de uñas en silicona que venden en la tiendas de mascotas mientras se acostumbra a no rascar tus muebles.

5. Si nada de esto funciona, consulta a un experto en comportamiento felino que te ayude con tu gatito.

¿Ves? Hay muchas otras alternativas pero bajo ningún motivo le hagas eso a tu pequeño, no permitas que otras personas se lo hagan a otros y si eres un centro veterinario, tampoco prestes estos servicios. Es cruel, irrespetuoso y atenta contra su naturaleza. La desungulación no es una opción y además es un terrible forma de maltrato animal.