El Virus de Leucemia Felina (VLFe)

PATA

A partir de nuestro artículo “3 de los virus más frecuentes de nuestros felinos” (Oct, 2016) en donde mencionamos las enfermedades más comunes que estos desencadenan en nuestros gatos, hemos notado que el Virus de la Leucemia Felina (VLFe) es el más frecuente. 

Como propietarios, pensamos que existe mucho desconocimiento acerca del virus y del manejo adecuado de la enfermedad, además de algunas inconsistencias en los diagnósticos clínicos pero también somos conscientes que constantemente la medicina veterinaria se está actualizando y considerando que hace 10 años en Colombia, no teníamos ni idea de lo que era el VLFe (la primera vacuna contra el VLFe se puso en circulación en el año 1985, en los Estados Unidos), es mucho lo que se ha logrado conocer acerca de esta y otras enfermedades virales que pueden afectar la salud de nuestros gatos. 

Hemos invitado a la Dr. Juliana Calle Saldarriaga, Médico Veterinario Zootecnista de la Universidad el CES, Medellín (Colombia) y Directora del Centro Veterinario VIPet, quién recientemente estuvo en el Congreso Mundial de Medicina Veterinaria de Pequeños Animales (WSAVA) en Copenhague (Dinamarca), para que nos aclare algunas dudas acerca de este tema.

1. ¿Qué es el Virus de la Leucemia Felina?

El virus de la leucemia felina (VLFe) es un retrovirus el cual está diseminado en todo el mundo. Cualquier gato puede ser infectado por el virus, pero el riesgo de infección varía muchísimo dependiendo de la edad, los hábitos, el esquema oportuno de vacunación, el estado de salud general y el entorno en el que vive (indoor/outdoor).  

2. ¿Cómo puede afectar la salud de nuestros gatos?

El virus normalmente se distribuye por la sangre, durante esta fase inicial el gato puede vencer la infección y acabar con el virus, incluso sin manifestar síntoma alguno. Sin embargo, en algunos gatos el sistema inmunitario no puede erradicar el virus, y estos animales quedan infectados persistentemente durante el resto de la vida. Enferman y acaban muriendo meses o años después de sufrir la infección inicial a causa de linfomas, anemias no regenerativas, o infecciones oportunistas que desencadenan una septicemia generalizada.

3. El VLFe ¿presenta síntomas visibles? 

Muchas veces pasa desapercibido y los síntomas son sutiles, estos van estrechamente ligados a la capacidad inmunitaria que tenga el gato para enfrentar la enfermedad, de esta manera a menor capacidad inmunitaria, mayor capacidad de generar daño orgánico, dentro de los principales síntomas están: pérdida de peso, pelaje opaco, inapetencia, encías pálidas, decaimiento, ganglios aumentados de tamaño, lenta recuperación de enfermedades concomitantes, vómito, diarrea, secreción nasal, abdomen abultado, entre otras.

En general los síntomas son múltiples y muy inespecíficos, por lo cual lo ideal es realizar pruebas confiables de última generación.

4. Un gato ¿puede ser portador del virus y salir negativo en las pruebas clínicas? 

Depende de la prueba que realices, si realizas las pruebas rápidas (semejantes a las pruebas de embarazo) hay gran probabilidad de encontrarse falsos positivos y falsos negativos ya que no son muy confiables, hasta hace poco para nosotros los veterinarios era la única prueba que teníamos y por esto se generaban imprecisiones en el diagnóstico. Un mismo gato podía someterse a dos pruebas en diferentes centro veterinarios y tener resultados diferentes.

Por fortuna ahora contamos con el PCR la cual es una prueba absolutamente confiable y podemos hacer diagnósticos más certeros, sin embargo tiene un costo mayor, así que hay que valorar también la posibilidad económica de quién la realiza.

5. ¿Cuál es la prueba o examen más seguro para diagnosticar la Leucemia Felina?

PCR sin duda, ya que detecta directamente el ADN del virus incrustado en el genoma del gato. Las otras pruebas detectan la reacción inmunitaria, por esto gatos vacunados pueden salir positivos siendo negativos, y gatos positivos pueden salir negativos ya que su sistema inmunológico está haciendo un buen trabajo de mantener baja la población de virus.

PCR Maple

6. La Leucemia Felina ¿se contagia a otros gatos o a humanos?

Se contagia a otros gatos (normalmente no vacunados) pero no a otros animales domésticos ni humanos.

7. A partir de medicación y tratamientos clínicos, ¿es posible controlarla?

El virus hasta el momento no tiene cura, todo tratamiento es dirigido a controlar los síntomas, la mejor manera de mantener la leucemia bajo control es administrar un alimento de excelente calidad, mantener el esquema vacunal y desparacitación al día, administrar inmunoestimulantes y mantener los niveles de estrés bajos.

8. ¿Cuál podría ser el aporte de la medicina biológica frente a esta enfermedad?

La medicina biológica  es un recurso para mantener el sistema inmunológico activo y al gato detoxificado favoreciendo los mecanismos de defensa innatos.

LEUCEMIA FELINA-02

9. ¿Cuál es la expectativa de vida de un gato positivo a Leucemia Felina?

Es impredecible. Depende de varios factores como: los cuidados, el sistema inmunológico y la cepa infecciosa de leucemia (hay unas más letales que otras) hay gatos que fallecen en un par de meses pero hay otros que viven toda la vida positivos y fallecen por otra causa.

10. Es cierto que los gatos positivos ¿deben vivir bajo un estrés menor que el de uno negativo?

Totalmente, el mayor enemigo del sistema inmunológico es el estrés, y en gatos positivos se requiere un buen sistema inmunológico.

11. Un gato positivo a Leucemia ¿puede vivir con uno negativo?

En teoría si porque para eso existen las vacunas, sin embargo hay que contemplar la posibilidad que pueda haber transmisión de la enfermedad y son riesgos que los propietarios deben asumir. Solo se deberán juntar ambos animales cuando el que sea negativo (previamente verificado con PCR) tenga su esquema vacunal completo.

12. ¿Cuáles son las recomendaciones y cuidados que hay que tener con un gato positivo a VLFe?

Buena alimentación, esquema de vacunación y desparacitación al día, agua fresca permanentemente, que reciba sol y aire, que juegue y se divierta, y en pocas palabras que sea feliz.

Por último y como recomendación más importante es que cualquier duda que tengas, consultes con tu médico veterinario de confianza. La web es un medio para aprender únicamente sobre el contexto y antecedentes de ciertos temas pero jamás como herramienta de consulta médica.

Comparte este artículoShare on Facebook

Deja un comentario